De primera mano: La revelación

El comendador y su esposa 2012 / Soy Festero
SIENTE CONMIGO LA FIESTA ( CRÓNICA APASIONADA )

Todos conocíamos a Antonio Martinez, ese cristiano serio de la Mesnada Caballeros del Mayorajo, y todos le respetábamos como a ese hombre comedido, eficaz, que llegó a nuestras fiestas casi "de puntillas", sin hacer demasiado ruido, incorporándose primero a la responsabilidad de la organización y que pronto se "enganchó" y se metió de lleno en la vivencia emocionante que supone el ser un "festero completo y comprometido".

Pero, sin temor a equivocarme, aseguraría que ha habido un antes y un después en su vida, y ese punto de inflexión le sobrevino con el nombramiento para representar la figura de D. Gonzalo Talón, Comendador de la Villa que fue en los días en que se produjo la invasión nazarita de 1477...y, con tal nombramiento pronto tuvimos la sorpresa de descubrir a un Antonio Martínez APASIONADO, imbuido hasta la médula por el significado de lo que le tocaba representar, que nos llegó a emocionar a todos en sus parlamentos (incluso los más escépticos -y hasta algun forastero- se sintieron "tocados" cuando, arrogante, viril, se encara ante la amenaza y le espeta al prepotente sultán: "....que todos sepan, desde ahora, COMO MUEREN LOS DE CIEZA!!!!).

Así que sigamos con la tónica marcada en esta serie de crónicas, y "escuchemos" DE PRIMERA MANO sus palabras:

Vivencias y agradecimientos del Comendador 2012

El pasado sábado 20 de abril con el Homenaje al Escudo, la posterior introducción a las Fiestas y la ofrenda a nuestro Patrón San Bartolomé, terminé mi modesta pero entusiasta participación como Comendador de la Villa de Cieza 2012 en nuestras Fiestas del Escudo "La Invasión". Dos actos sencillos pero muy emotivos, sobre todo, por los textos que tuve el privilegio de leer que son obra de mi buen amigo y festero Mariano Martínez Béjar.

He tenido la suerte de compartir todo este año con Marilina Carrillo, compañera de mi Mesnada. Ella me acompañó como Esposa del Comendador a lo largo de esta inolvidable experiencia.

Estas pasadas fiestas de 2012 tuvimos el privilegio de tener entre nosotros acompañándonos, participando y siendo protagonistas en nuestros actos a dos grandes personas. Me refiero a nuestros Embajadores Cristiano y Moro, José Antonio Ruiz Vivo y Luis Mariano Mellado Linares. Gracias a los dos por todo el interés y compromiso que nos demostraron.

Recordando un poco lo acontecido en este año como Comendador, en primer lugar quisiera tener un recuerdo especial a la Kabila Nazaries de Siyasa y, sobre todo, a Antonio Salmerón, por las lecciones de compañerismo y entusiasmo que me transmitieron a lo largo de los ensayos de la obra de teatro que prepararon para el medio año festero. Era la primera vez que estaba en un escenario, todo el mérito fue de nuestro festero y amigo Antonio.

Hablando del fin de semana de las fiestas, 27, 28 y 29 de abril de 2012, tuve unas sensaciones encontradas. Por un lado una ilusión tremenda, y por el otro la gran responsabilidad que me tocaba. Tenía que dar comienzo a las Fiestas en su primer acto: "La entrega de poderes al Comendador". Esa misma noche, y ya mas relajados, la Mesnada a la que pertenezco (Caballeros y Damas del Mayorajo), prepararo en mi nombre una recepción y cena a las autoridades y cargos, que no olvidaré jamás por el gran trabajo y organización, y porque consiguieron que todos los presentes nos sintiéramos de verdad en el siglo XV. Siempre les estaré agradecidos por su esfuerzo.

El sábado es el día del acto central de las Fiestas, "La Invasión". Como Comendador es una vivencia extraordinaria celebrar misa en la Ermita de San Bartolomé, antes de que la MUDA nos avise...MOROS VIENEN, la salida al Balcón del Muro para alentar a los cristianos a defender a nuestras familias y nuestras tierras, y la posterior lucha en el Puente, hacen de este acto un espectáculo digno de vivir y de contemplar.

Quisiera felicitar a Diego Marin "Abul-Hassan" 2012 por todas sus intervenciones en cada uno de los actos que representó, se notó que los vivió intensamente y les puso su sello particular como festero.

Para terminar agradecer a todas las personas que me alentaron y apoyaron en esta andadura; a todos los vecinos y visitantes que nos acompañaron; a todas las Kabilas y Mesnadas por las muestras de afecto recibidas; a la Hermandad de San Bartolomé y a la Comisión de las Fiestas del Escudo por confiar en un festero como yo, que solo intenté estar a la altura que nuestras Fiestas se merecen.

GRACIAS DE CORAZON.